Se trata de la Ilusión

Se trata de la Ilusión.

Ese es el factor político clave que algunos están despreciando en todos sus análisis. Hemos pasado de querer asaltar los cielos a la versión matemática-comercial de la política de tus votos y mis votos. Hemos pasado de la lucha por el cambio a aceptar, simple y llanamente, un nuevo statu quo donde repartir los hastags definitorios de nuestros (léase con sentido de propiedad) espacios.

Pero se trata de la Ilusión. Una ilusión de ganar que ahora mismo está más en el lado del PSOE que en el de Podemos. Una ilusión de resistir que el PP comienza a poseer. Una ilusión de crecer y ser el tercer actor decisivo que Ciudadanos cada vez enarbola con más fuerza. ¿Y dónde quedó la ilusión del cambio, de la transformación, de la ruptura?. No en Podemos. Sus líderes pueden repetir su ansia de victoria hasta la saciedad, pero todos y todas somos conscientes de que ese discurso se ha vuelto retórica y ha dejado de ser ambición. El cielo se ganaba por asalto, pero cuando había firme creencia en esa posibilidad. Ahora el tablero de juego parece ofrecer, únicamente, una vía transversal de pactismo con el PSOE como vía de llegada. Lo impensable en origen que ahora deviene posibilidad real. Evidentemente la ilusión del cambio no reside en IU, aunque ahora mismo muestre mayor voluntad que Podemos por impulsar ese cambio, por apostar por la ruptura. Pero es cierto que paga todos sus errores anteriores, quizás el más grave la comodidad de ser un partido de régimen durante demasiados años.

En este sentido la relación entre ambos espacios es paradójica. Hace más de un año Podemos reventaba, en una brillante lectura del contexto político e histórico, el tablero de juego con el aplauso de muchas de las personas que configuramos Izquierda Unida. Antes de eso ofreció la posibilidad de ruptura a una IU que negoció con un triunvirato de miopes de aparato, encabezados por Cayo-Reneses-Meyer. Los negacionistas del cambio. Los conservadores automáticos del statu quo que confiaban todos los resultados al crecimiento en punto muerto de IU. No sabían leer el contexto ni sabían leer el cambio repolitizador de la sociedad, totalmente aprisionados por un estructuralismo clásico de todo partido político. Y Podemos rompió el tablero.

¿Y hoy? Hoy Cayo-Reneses-Meyer se han rejuvenecido. Y han adoptado el rostro de Pablo-Errejón y, a días si, a días no, también de Monedero. Así de sencillo. Hoy los conservadores son los nuevos “ganadores”, los que niegan ahora el contexto histórico que se abre descaradamente ante sus ojos y que tiene en las mareas y las confluencias una expresión empírica de confluencia.

Una confluencia que va más allá de IU y de Podemos aunque muchos estén marcadamente interesados en negarlo.

Al final parece que siempre hay un actor que quiere negociar desde una posición absoluta de fuerza. Que se cree el elegido. Y que prefiere la victoria pírrica como general a la victoria absoluta de una milicia popular donde compartir los laureles (y las decisiones) de la victoria.

En política triunfa la Ilusión. Es el ingrediente necesario para ganar. Y no generarla te puede llevar a la situación de IU en este último año. Pero negarla puede convertirte en UPyD.

Queremos ganar. Y no perdonaremos que seáis sólo capaces de perder.

Anuncios

Los datos que no saldrán en TV: El retroceso del Bipartidismo

Aquí tenéis un breve Cuadro Resumen con unos cuantos datos interesantes para estudiar:

ANDALUCIA VOTOS/% 2012 VOTOS/% 11-2011 DIFERENCIA +/-
PSOE 1.513.709 / 39,53% 1.590.844 / 36.57% – 77.000 / + 3%
PP

1.556.166 / 40,64%

1.982.091 / 45.57%

– 425.000 / – 5%
IU 434.693 / 11,35% 359.521 / 8.26% + 75.000 / + 3%
ABSTENCIÓN 2.338.597 / 37,78% 1.823.356 / 29.32 % + 515.000 / +8%
VOTOS/% 2012 VOTOS/% 2008 DIFERENCIA +/-
PSOE 1.513.709 / 39,53% 2.178.296 / 48.41% -665000 / – 9%
PP

1.556.166 / 40,64%

1.730.154 / 38,45% -174.000 / + 2,2%
IU 434.693 / 11,35% 317.562 / 7,06% + 117.000 / +4,3 %
ABSTENCIÓN 2.338.597 / 37,78% 1.605.115 / 26,35% + 733.000 / +11,5%
ASTURIAS VOTOS/% 2012 VOTOS/% 05-2011 DIFERENCIA +/-
PSOE 159.542 / 32,01% 179.619 / 29,92% -20.000 / +2%
FAC 123.676 / 24,82% 178.031 / 29,66 % -55.000 / -5%
PP 107.388 / 21,55% 119.767 / 19.95% -12.500 / +1,5%
IU 68.691 / 13,78 % 61.703 / 10,28 % +7000 / +3,5%
UpyD 18.726 / 3,75% 14.640 / 2,44 % +4000 / +1,3%
ABSTENCIÓN 396.137 / 44,08% 301515 / 33.11 % +95.000 / +11%
VOTOS/% 2012 VOTOS/% 11-2011 DIFERENCIA +/-
PSOE 159.542 / 32,01% 183170 / 29.19 % -23.000 / + 3%
FAC 123.676 / 24,82% 92.549 / 14.75 % +31.000 / +10%
PP 107.388 / 21,55% 222179 / 35.41 % -115.000 / -14%
IU 68.691 / 13,78 % 83.312 / 13.27 % -15.000 / +0,5%
UpyD 18.726 / 3,75% 24.583 / 3.91 % -6000 / -0,2%
ABSTENCIÓN 396.137 / 44,08% 267.889 / 29.72 % +130.000 / +14,3%


Fuentes:

Página Web oficial Resultados Parlamento Asturiano

Resultados Elecciones Generales Asturias 2012

Página Web oficial Resultados Parlamento Andaluz

Resultados elecciones Generales Andalucia

Brevemente, en números y siendo un análisis inmediato, rápido y superficial que podéis criticar:

  1. En Andalucia el PP tiene 190.000 votos menos y el PSOE 670.000, respecto de las elecciones del 2008. IU en cambio incrementa cerca de 115.000 votantes sus resultados (un 36,88% más de votantes). La importante abstención de hoy se traduce así en un progresivo abandono al Bipartidismo.
  2. Respecto a las generales el PP pierde, en apenas 4 meses, casi un 25% de sus votantes andaluces (440.000). El PSOE atenúa su caída pero continúa perdiendo votantes (90.000). De la misma forma IU mantiene su tendencia al alza (+70.000).
  3. En Asturias TODOS los partidos con representación anterior, a excepción de nuevo de IU, son castigados. El PSOE, pese a ganar las elecciones y un diputado más, pierde 20.000 electores. A FAC  le abandonan 50.000 de sus votantes que no recoge el PP en términos generales porque a ellos les abandonan otros 10.000. IU sube 7000 nuevos votantes y parece que es la fuerza política que menos rechazo ha generado entre aquellos que confiaron en ella hace menos de un año. Aunque los resultados se complican al observar la comparación con las generales. Pero manteniéndose siempre la tendencia hacia el incremento de caída de votantes de PP y PSOE.

El análisis que más rápidamente aparece es sencillo, pero quizás demasiado simplificado, y por tanto susceptible de matices interesantes:

Estas elecciones confirman, de nuevo, un retroceso del peso del bipartidismo que era evidente ya en las últimas generales. Y ahora, más allá de los porcentajes de voto obtenidos, dicho retroceso es compartido de manera más clara por los dos grandes partidos, que pierden votantes en las dos comunidades autónomas en disputa.

Pero, además, es muy interesante ver como si bien el incremento de la abstención es muy, pero que muy importante, el castigo abstencionista se ceba con PP y PSOE. Pero IU, como tercera fuerza política, no sólo no ve mermado su número de votantes sino que en un contexto de menor número de ciudadanos y ciudadanas acudiendo a las urnas continúa su crecimiento electoral. Así, parece claro que los y las electoras de IU están satisfechas en principio con su trabajo político, no manteniéndose sólo en un alto nivel de fidelización sino también recogiendo nuevas y nuevos electores.

Por tanto, la desafección generalizada respecto de nuestro sistema quizás deba ser matizada por una idea más compleja: es desafección por el modelo bipartidista de turno impuesto en España. Es una desafección progresiva de muchos ciudadanos y ciudadanas (al menos en los últimos años) respecto del PP y el PSOE, antes que respecto del global de los Partidos Políticos. Esta última afirmación, de todas formas, no niega el incremento de la desafección generalizada, plasmada en el increíble incremento de la abstención. Más bien se trata de una matización necesaria: no parece ser que todos los partidos u organizaciones políticas estén generando el mismo grado de rechazo o desafección (en un punto de vista cualitativo, evidentemente).

Realmente, y sin profundizar más, lo más interesante es observar esos casi 850.000 votantes que en Andalucía han abandonado desde el 2008 a Partido Popular y Partido Socialista. La mayor parte hacia la abstención y, en menor medida, hacia IU. Pero a día de hoy, en un sistema político basado en el Turno Restauracionista y que empobrece la misma concepción de democracia, un abandono tan importante de electores a ambos partidos (tendencia que se observó ya en las pasadas autonómicas y generales) muestra una tendencia a estudiar y debatir.

Y, por supuesto, cuanto habrá influido la reforma del Sr. Rajoy en la derrota de Arenas. Le debe, como mínimo, un Ministerio 😉