En torno a la ilegalidad policial

Mal momento para escribir.Ya estamos en esos días en que no sólo los golpes te amenazan, también lo hacen los mercenarios a sueldo de los diferentes medios de comunicación oficiales de la derecha. Y el eco de los comunicados y análisis surrealistas de los diversos sindicatos policiales.

Hoy toca bombardeo deslegitimador de las manifestaciones de estos días, con cualquier tipo de argumento posible, ya sea por la identidad de los detenidos, ya sea por los “errores” políticos de algunos, que con su estrategia partidista regalan argumentos a la derecha y cabrean a los y las personas a las que tienen que acompañar y no intentar manipular. Menos mal que la manipulación de las personas que ocuparon las calles en Valencia no es más que el sueño húmedo de aquellos que desean justificar las cargas (argumento interesante, porque parece decirse que si la gente pertenece a un movimiento si se le puede pegar), pero es cierto que algunas personas y organizaciones aficionadas al show mediático hacen un flaco favor con sus actuaciones. Por suerte la ciudadanía es mucho más capaz, independiente y autónoma de lo que ambos extremos desean.

Pero esa sería otra historia. Volvamos al principio de todo. Volvamos a cada uno de los días en que ha habido cargas, detenciones, etc… y hablemos de los protagonistas. De todos ellos y ellas. Porque comienzan a proliferar las páginas que cuestionan a la ciudadanía manifestándose, que atacan toda su legitimidad, que buscan desprestigiarla. Perfecto. ¿Cuándo vamos a comenzar a hacer el análisis más simple y sencillo de todos? Ilegitimidad frente o diseñada por quien. Cuándo comenzamos a analizar la legitimidad, o ilegitimidad, policial.

Porque esa es una clave muy poco trabajada. Todos los artículos parten de la ocupación ilegal (que no ilegítima) de la vía pública por parte de los y las estudiantes. Pero nadie escribe sobre la ocupación ilegal e ilegítima de ésta por parte de la policía. En estos días ninguna de las personas que hemos estado allí hemos visto apenas a ningún policía nacional, a ninguno. Yo, particularmente sólo he discutido con gente armada NO identificada que me decía que era policía (cuando tenía la dignidad de hablarme). Para mi, particularmente, podrían tratarse de tipos disfrazados de Policía, ya que el uniforme no define el puesto, lo hace la adecuada y reglamentada identificación.

Porque al final todos los debates giran siempre en torno a dos ejes: los comportamientos de los y las manifestantes , y su carácter legal o ilegal, y si dichos comportamientos justifican o no las cargas. Pero nunca hablamos de un factor clave: Y si, simple y llanamente, la Polícia Nacional allí destinada es ilegítima por ser, simple y llanamente, ilegal. No es un tema baladí. Hablamos de la continua autorización (no sólo en el punto de la identificación de cada uno de ellos) de la Delegación de Gobierno y de la Jefatura de Policía, últimos responsables de ello, para que los agentes actúen desde la ilegalidad. Sencillamente: un policía no identificado y que se niega a identificarse incumple de partida la ley, y deviene únicamente en una persona armada que forma parte de un cuerpo paramilitar. Así de sencillo.

¿Por qué la ciudadanía debe obedecer a quien se niega a respetar las leyes?. Esa debería ser una de las preguntas principales a hacernos. Recordemos que están deteniendo a gente por solicitarles identificación. Recordemos que han retenido a menores durante más horas de las permitidas por la Ley. Recordemos que hemos visto imágenes de golpes injustificados contra menores (y mayores) de edad. Recordemos que están utilizando la práctica de la detención por simples faltas como mecanismo de coacción.

En la última jornada de detenciones, el compañero Ricardo Sixto, representante de IU-EUPV en la Comisión de Interior del estado español se presentó en las dependencias de zapadores para informarse por los detenidos y, de paso, poder transmitir información a los familiares allí concentrados, sometidos a una clara vejación y maltrato psicológico por la Policía Nacional. Si bien la responsabilidad Policial recae sobre el Ministerio de Interior, la Comisión es el órgano legislativo principal de control de esta actuación. Y en Valencia podemos llegar a vivir como esos agentes armados, no identificados, se niegan, incluso, a someterse al control político establecido en nuestra legalidad vigente. Es decir, el poder policial sustituye al Estado de Derecho.

Con todos estos detalles, nada baladís reitero, y que aventuran gran parte de lo que vamos a presenciar en estos años, planteémonos la siguiente pregunta: ¿Por qué los y las estudiantes deben obligación u obediencia a aquellos que no sólo no protegen la Ley, sino que la incumplen conscientemente?. Porque, señores y señoras mercenarias de las palabras, entre una estudiante manifestándose ilegalmente, que no ilícitamente, por la educación y sus derechos, y un hombre armado no identificado que no respeta tampoco la ley, ilegal e ilegítimo, deberíamos pensar mucho antes de abrir la boca para respaldar a los segundos.

Porque nuestros detenidos y detenidas están en libertad con cargos. Y el animal que lanzó a dos menores contra un coche y que NO estaba identificado y, por tanto, fuera de la Ley, sigue caminando con una placa. Y lo que es peor, con un arma.

Anuncios

2 comentarios el “En torno a la ilegalidad policial

  1. Muchas gracias Ignacio. El tuyo también me ha gustado mucho, y ya me he ocupado también de difundirlo. Es importante que usemos estas pocas herramientas que nos dejan, ante toda la locura mediática-cómica de la derecha de siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s