Una ley de Juventud sin la juventud

Publicado en Levante-EMV:


Una Ley de Juventud sin la juventud

Aquellas personas que llevan años participando en política saben que las fechas de

aprobación muestran el carácter popular, consensuado y participativo de una ley. O, por el

contrario, su naturaleza unilateral y oportunista. 
El día 23 de diciembre, de puntillas y a

escondidas -como cuando se conceden subcontratas públicas-, con las noticias oscilando

entre el sorteo de la Lotería y la llegada de la Nochebuena, las Cortes aprueban la medida

legislativa más importante para la juventud valenciana organizada de los últimos 20 años. Y

lo harán sin gente, sin prensa, sin noticias, porque hasta el propio gobierno impulsor de la

Ley es consciente de su vacuidad, sus imprecisiones y su triste, patético y escaso contenido.

Somos conscientes de la necesidad de adaptación de una legislación hasta ahora demasiado

antigua para ser efectiva. Lo que nunca podremos entender -ni como personas jóvenes, ni

como ciudadanos, ni como militancia activa de nuestra sociedad civil- es que el camino

seguido sea tan estéril, inútil, partidista e insultante para el trabajo que entidades y personas

vienen desarrollando durante mucho tiempo.
La democracia es consenso y participación,

nunca capricho ni carrera personal de promoción, como desgraciadamente tantas veces

entienden los que ostentan responsabilidades variadas en nuestra Generalitat. Durante dos

años se elaboró colectivamente un borrador de Ley de Juventud que recogía cientos de

enmiendas del mundo asociativo, con la participación del Consejo Rector del IVAJ, el CJCV

y las entidades que lo forman, variadas, plurales y representativas de una sociedad plural

como es la nuestra. Sin embargo, esta propuesta fue sorprendentemente retirada por el

propio gobierno del PP, a pesar de contar con el apoyo explícito del IVAJ. ¿Motivo? Nunca

nos fue comunicado, pero parece que no podía permitirse una ley de consenso apoyada por

un director general del IVAJ encuadrado en el zaplanismo. Así, merced a los intereses

partidistas del PP, pasamos de la mejor Ley de Juventud posible, o al menos la más

democráticamente construida, a la peor y menos consensuada, sin ninguna reunión del

Consejo rector del IVAJ desde el año 2008. Una Ley de Juventud sin la juventud, con tal

número de carencias que nadie puede entender objetivamente ni para qué se presenta, salvo

si contamos con el objetivo encubierto de acabar con los espacios críticos y plurales del

mundo asociativo juvenil valenciano.
Podríamos decir muchas más cosas de la ley, señalar

los informes contrarios que ha recibido de varios de los órganos consultivos y jurídicos, o

denunciar el coste económico -inexplicable en época de crisis- que supone el nombre de

Generalitat Jove. Es insultante que crean que la juventud valenciana necesita una

Minigeneralitat, donde suponemos podremos vestir minitrajes pagados por alguien.

Podríamos decir que no se habla de participación, ni de transversalidad, ni de empleo, ni de

derechos… Al final se impone una evidencia: la construcción colectiva de nuestra sociedad

es imposible mientras se mantenga este gobierno. Porque hace mucho tiempo que dejó de

entender lo que significa consenso, democracia y participación.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s